jueves, 24 de agosto de 2017
Formación específica - Presbiterado
por Mateo González
Una comunidad en Sevilla, a parte de la labor que para toda la Congregación llevan a cabo las comunidades formativas de Roma, prepara para esta etapa

«Después del tirocinio —dicen las Constituciones Salesianas— el salesiano completa la formación inicial» con un tiempo de formación específica. Todo esto porque la vocación salesiana es siempre específica y las diversas formas de la única vocación ya sea como coadjutores, sacerdotes o diáconos temporales o permanentes constituyen una perspectiva permanente de la formación.

Por ello es necesario un tiempo en el que los salesianos de hoy en día tengan un período propio de “formación específica”, que completa la formación de base del educador pastor salesiano —según lo presentan los documentos sobre formación de la Congregación—.

«La formación específica del candidato al ministerio presbiteral sigue las orientaciones y normas dadas por la Iglesia y por la Congregación. Su objetivo es preparar al sacerdote pastor educador desde la perspectiva salesiana», continúan diciendo las Constituciones. Este es el servicio y la misión de la Comunidad del teologado de Sevilla.

La comunidad salesiana “San Isidoro” de Sevilla (Teologado) —situada en el corazón de la casa de la Trinidad— está compuesta por hermanos de las Inspectorías de Sevilla, León, Madrid y Bilbao. De esta manera la comunidad queda configurada de la siguiente manera: cuatro formadores de la Inspectoría salesiana de Sevilla; cinco estudiantes de teología de Sevilla, dos de León, dos de Madrid y uno de Bilbao.

Somos, pues, una comunidad integrada, en su mayoría, por salesianos jóvenes que comparten el estudio de la teología y la formación específica hacia el presbiterado. La comunidad colabora en la pastoral de las casas de la Inspectoría de Sevilla como parte del camino formativo.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.0