jueves, 24 de agosto de 2017
Delegación Inspectorial de Comunicación Social
Exposición de lo que es y los cometidos de la Delegación

DELEGACIÓN INSPECTORIAL PARA LA COMUNICACIÓN SOCIAL

La Delegación Inspectorial y su organización.
Plan Inspectorial de Comunicación Social.

1. Presentación

1.1 El mundo en que vivimos.
El Arzobispo de Milán, el cardenal Carlos María Matini, escribe: "Los medios de comunicación ya no son una pantalla que se mira, una radio que se escucha. Son una atmósfera, un ambiente en el que se está sumergidos, que nos envuelve y nos penetra por todas partes ... Nosotros estamos en este mundo de sonidos, de imágenes, de colores, de impulsos y vibraciones, como un hombre primitivo estaba dentro de la floresta, como un pez en el agua".

El Papa en la Encíclica Redemptoris Missio (37c), afirma que los medios de CS han alcanzado tal importancia que, para muchos, son el principal instrumento informativo y formativo, de orientación e inspiración para los comportamientos individuales, familiare y sociales.

Ante este panorama de aldea aplanada vendrían ganas de rechazarlo todo, de oponerse, de eludir el problema. En cambio, la actitud más correcta y concreta del educador, es la de llamar a las cosas por su nombre, ver sus ventajas y sus riesgos, y hallar los caminos precisos para conseguir dirigir el fenónemo.

Con los jóvenes que viven más intensamente este ambiente que todo lo envuelve nos damos cuenta, dice Pierre Levoy, profesor de Hypermedia de la Universidad de París, "lo difícil que es sintonizar con ellos. Tenemos la sensación que están en otro planeta. La imagen que se nos ocurre no es la de un choque entre generaciones, sino, más bien, la de dos personas que hablan idiomas distintos. El uno habla racionalmente, el otro a través de emociones musicales y visuales; el uno experimentalmente, el otro intuitivamente; el uno en nombre de principios, el otro pragmáticamente; el uno con palabras abstractas, el otro con imágenes".

Lo primero que hay que hacer es aprender esta nueva lengua, que tiene algunos elementos constantes que ya están en el método preventivo.

1. Lenguaje seductor. Escribe un educador contemporáneo: "El pueblo de los medios de comunicación de masas no quiere que le convenzan ni adoctrinen. Quiere que le seduzcan. No quiere que le dobleguemos con razones. Busca mensajes que hagan arder su corazón". Ya Don Bosco dramatizaba toda su comunicación, narraba, implicaba, seducía, hasta cuando se trataba de una clase. Es un cometido no fácil, pero es uno de los elementos esenciales del arte educativo. También el coloquio casero, familiar, puede resultar fascinante cuando nace de la experiencia vivida, de una sensibilidad por las cosas que aman los jóvenes.

2. Lenguaje afirmativo. "La civilización de los medios de comunicación de masas se basa en las imágenes hermosas, sigue diciendo el mismo educador, imágenes atrayentes, seductores, siempre nuevas. Las miras y te dejas conquistar, por que siempre dicen que sí." El sistema preventivo es un "pensar en lo positivo". Don Bosco, antes de decir que no al pecado, dice que sí a la "belleza de la virtud". Hoy, más que nunca, el pueblo de los medios de comunicación necesita que le fascinen historias ejemplares, estilos de vida logrados. Estono significa eliminar el sufrimiento, la cruz, pues forman parte de la vida; pero no son la última palabra. Poniendo unos ejemplos, no se puede continuar diciendo sólamente que no a la discoteca, sin proponer una alternativa que comprometa de igual manera. No basta afirmar que las relaciones prematromoniales son pecado, sin decir de manera positiva que la castidad es mejor que el sexo fácil. No se puede impedir a los hijos que estén siempre fuera de casa sin ofrecerles un clima familiar que de sentido al volver a ella. No basta decir que no al alcohol, a las drogas, sin decir que sí al deporte que implica, a una amistad que pueda dar sentido a la vida.

3. Lenguaje concreto. La civilización de la imagen impone a maestros, a educadores, a padres, un código de lo concreto. Estamos acostumbrado a ver lo hechos directamente,a dar un rostro preciso a las cosas y a las personas. Por que nuestra comunicación educativa será tanto más eficaz cuanto más sean los hechos y la experiencia los que hablen de nosotros. Dejamos a un lado el tratar solo en teoría los asuntos, los moralismos, y confrontémonos seriamente con la realidad. Llamemos a las cosas por su nombre. Es necesario hacer que este pueblo de medios de comunicación, que va adelante con los sondeos y con la seguridad de las audiencias, guste lo que es una investigación seria, que libera de las manipulaciones y hace llegar la verdad, que a menudo puede estar de parte de la minoría.

1.2 Don Bosco y su ejemplo.
Don Viganó en carta de 1.981 acerca de la comunicación social decía: "Don Bosco dejó que la comunicación social de su tiempo, desde las formas más sencillas hasta las más complejas, invadieran su vida, siempre atento a aprovecharla personalmente y a transmitirla a los demás". Don Bosco, en efecto, escogió las "actividades de tiempo libre", las clases de humanidades y de trabajos, y otras experiencias "laicas" como contextos educativos y luagres para anunciar el evangelio.

Catequesis y cultura no se contraponen en su sistema, sino que actúan juntas en el crecimiento de la persona. Se abre camino entre los educadores salesianos una aguda conciencia del papel que tienen los medios de comunicación para la formación de la cultura, que es el medio más eficaz para crear opinión y dejar huella en la vida social.

Últimamente, en la relación conclusiva de las Jornadas que, como otros años, se han celebrado en Enero en la Universidad Pontificia Salesiana, el Rector Mayor, Don Juan Vecchi, ha ratificado el sano realismo de Don Bosco formulando una valoración positiva. "Ciertas condenas indiscriminadas, dice Don Vecchi, de la televisión, o cierto distanciarse de los ordenadores o, aún más, ocurrencias irónicas acerca de Internet, tienen el sabor de una declaración involuntaria, de una mecanismo de defensa contra el esfuerzo para estar con los tiempos , de "aguantar" lo nuevo que viene a estorbar el propio modelo de vida, de pensamiento, de acción y que nos resulta "incómodo" tener que cambiar, renovar, integrar".

En el tema de la publicidad y las relaciones públicas, nos sorprende lo que Don Bosco pensaba ya en su tiempo. Dice en las MB: "Vivimos unso tiempos en los que es preciso actuar. El mundo se ha materializado; por tanto, hay que trabajar y dar a conocer el bien que se hace. Si uno hace hasta milagros rezando día y noche y estando en su celda, el mundo no hace caso y no cree en ello. El mundo necesita ver y tocar".

Tratando luego de la conveniencia de dar la mayor publicidad posible a las buenas obras decía: "Es el único medio para darlas a conocer y sostenerlas. El mundo actual quiere ver las obras, quiere ver al clero trabajando en la instrucción y educación de la juventud pobre y abandonada, con obras de caridad, con hospicios, escuelas, artes y oficios ... Y este es el único medio para salvar a la juventud pobre, instruyéndola en la religión y así cristianizar a la sociedad". (Mbe XIII, 116-117).

Don Bosco se dió cuenta desde el principio de su obra que, no solo de encontrar los medios más eficaces para actuar entre los jóvenes, sino también de la necesidad casi irrenunciable de crear opinión entre el público. No tuvo reparo en llamar "divina" a la buena prensa, como si le atribuyeran un significado sacramental. Y no solo se sirvió del Boletín Salesiano para dar a conocer cuanto emprendían sus hijos e hijas, sino que también publicó artículos en el diario de Turín "L`Unittá Cattólica".

1.3 Las Constituciones.
En el artículo 6 de las Constituciones de indica con claridad nuestra condición de "educadores de la fe en los ambientes populares, sobre todo en la comunicación social".

En el artículo 43 habla de ella como "campo de acción significativo, que figura entre las prioridades apostólicas de la misión salesiana". Y, siguiendo con el ejemplo de Don Bosco, nos insta a aprovechar las "grandes posibilidades que la Comunicación Social nos ofrece para la educación y evangelización", como "dones de Dios".

1.4 El CG24.
1. Experiencia salesiana.
.- Los SDB están llamados a ser comunicadores del carisma 88;
.- La toma de conciencia del fenómeno de la comunicación en sentido interpersonal, comunitario y social es parte integrante de la conciencia educativa;

2. Naturaleza de la comunicación:
.- Es educación 131;
.- Es evangelización 131;
.- Es producción de mesnajes culturales 132;
.- La comunicación social e interpersonal ayudan a seguir la evolución de la cultura 242;
.- Es imposible prescindir de los medios de comunicación social en la animación cultural y en la evangelización popular por que ofrece nuevos espacios para la misión 250, 254.

3. El problema de la comunicación:
.- Su ambigüedad 9;
.- La comunicación interpersonal es hoy un reto 9;
.- El malestar juvenil está ligado a la comunicación 11;
.- El voluntariado necesita una comunicación diversa 34:
.- Dificultad de entrar en losnuevos canales de comunicación 9;
.- Hace falta un nuevo estilo de comunicación y un clima de comunión para poder dar testimonio 54, 208, 235, 250;
.- En busca de una comunicación recíproca y transparente 106;

4. Formación en la comunicacion:
.- Seglares en la comunicación social, con sensibilidad y competencia profesional 66, 251, 287;
.- Respetando y valorando toda vocación particular, debemos unir las fuerzas y organizarnos en una relación y comunicación mñas fluida 285;
.- La presencia de seglares en XXIV Capítulo General ha enriquecido la comunicación 227;
.- Formación y competencia en el sector de la comunicación 9, 55, 103;
.- La misión lleva siempre el sello del Sistema Preventivo como síntesis de propuestas y método, como modelos de relaciones y de comunicación educativa 234;
.- La comunicación se ha de llevar adelante con criterios comunitarios, con perspectivas de continuidad y cualificación progresiva, atentas a unir y preparar mensajes de cultura y de evangelización 235;
.- La dimensión educativa de la comunicación social requiere educadores competentes en formar receptores inteligentes y comunicadores expertos 250;

5. Comunidad local y comunicación:
.- Compromiso de valorarla 128,129,133,144;
.- El director de la comunidad y la comunicación 135;
.- Comunicación interpersonal en la CEP 130,133;
.- Comunicación de grupo 130;
.- La implicación requiere comunicación 46;
.- La corresponsabilidad requiere comunicación121;
.- Cuidar las diversas formas de comunicación 114;
.- Mirar al modelo familiar de comunicación 58;
.- El Boletín Salesiano, instrumento de comunicación;

6. Para una espiritualidad de comunicación:
.- Preparar para vivir y comunicar espiritualidad 239;
.- La espiritualidad se comunica con nuestro modo de vivir 241, 248, 249;
.- La santidad tiene eficacia de comunicación 250;
.- La comunicación es un vehículo imprescindible de comunión 251;
.- Comunicar es llegar al pueblo y anuncia el misterio salvífico e incidir en su cultura 151;
.- Comunicar es movilizar las fuerzas del bien, para que cultiven la esperanza de la humanidad que se llama juventud 251.

1.5 Encuentro de "tres días sobre la CS" de la Conferencia Ibérica en Madrid con D. Martinelli y el PEPS Inspectorial.
En la Conferencia Ibérica del mes de Diciembre de 1.997, se dedicaron tres días a reflexionar sobre la CS y la primera conclusión para todas las Inspectorías fue la elaboración de una Plan Inspectorial para la Comunicación Social.
El PEPS Inspectorial, aprobado por Capítulo Inspectorial 97, habla de poner en mcarcha, a través de la Delegación correspondiente, el Plan Inspectorial de Comunicación Social (PEPSI 6.1.4).
La Comisión Inspectorial recogiendo el mandato del GC24 y las recomendaciones del Dicasterio, la Conferencia Ibérica y el PEPS Inspectorial, elaboró un plan que, tras sucesivas correcciones, fue aprobado por el Consejo Inspectorial el 19/05/98.

PERSONAS:
Delegado: Luis Fernando López Falagán
"El inspector nombre un encargado inspectorial de las comunicaci´pn social. El cual:
.- Asistirá a cada comunidad en la promoción de las distintas realidades comunicadoras;
.- Prestará su servicio a los distintos sectores de actividad y se relacionará con los organismos locales, eclesiásticos y civiles.
En lo que se refiere a la educación de los jóvenesm actúa dentro del equipo de pastoral juvenil" (CG XXIII 259).

Ámbitos de trabajo:
.- La información.
.- La formación.
.- La producción.
.- La animación y acompañamiento a las comunidades.
.- Colaboraciones y relaciones públicas.

La comisión inspectorial:
"El encargado inspectorial debe actuar con un equipo estable, constituido oficialmente, que funcione como grupo de trabajo, de confrontación, de profundización, de programación y de apoyo. La necesidad de contar con grupo estable se debe a la urgencia de actuar en ámbitos que requieren personas con papeles y funciones diferenciadas" (ACG 346, p. 37).
La Comisión la nombra el Inspector, a propuesta del delegado inspectorial. En ella participan representantes de los distintos sectores de actividad, tanto SDB como seglares.
Actualmente está formada por:
.- Luis Fernando López Falagán.
.- Juan Carlos Conde López.
.- Mateo González Alonso.
.- José Luis Luena Pérez.
.- Carlos Martínez Voces.
.- Tadeo J. Martín Montes.
.- Lupicinio Peña Arenas.
.- José Ramón Sariego Nosti.
.- Emilio Sendino Perrote.

El Delegado local de comunicación social:
Es la persona encargada en cada casa, ambiente u organismo de:
.- Cuidar de que se incluya en la programación educativa y comunitaria la dimensión de la comunicación.
.- Informar al Boletín Inspectorial, Boletín Salesiano, ANS y a otros organismos y medios informativos de la zona, de los hechos noticiables de la prensa salesiana.
.- Sensibilizar, animar y facilitar la comunicación social y los medios audiovisuales en la Comunidad Educativa: clases, horas formativas, celebraciones, catequesis ...
.- Asesorar, en coordinación con el encargado de la Biblioteca, jefe de estudios o coordinador de pastoral, la adquisión de libros, instrumentos y materiales adecuados.
.- Ser enlace de la comunidad local con la Delegación de comunicación social.
.- Encargarse de que se realice una "crónica gráfica" (video y/o fotografía) que asegure la memoria histórica de las actividades de la obra.
.- Con frecuencia la función de informar al Boletín Inspectorial está en manos de otra persona en nuestra Inspectoría. Es decir, no siempre coincide Delegado local y Corresponsal del B.I.

anterior                                                                                    página principal

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.0