miércoles, 24 de mayo de 2017
Vocación y formación
por Mateo González
La RATIO FUNDAMENTALIS ET STUDIORIUM es el instrumento de identidad vocacional y peculiar servicio a la unidad y a la descentralización de la formación. Contiene las orientaciones y las directrices comunes que deben guiar a las Inspectorías en la tarea de determinar el modo de actuar la formación según las exigencias del propio contexto cultural
La vocación salesiana es un don de Dios radicado en el Bautismo. Es la llamada a ser, como Don Bosco, discípulos de Cristo y a formar comunidades que testimonian a los jóvenes su amor de Buen Pastor. «Respondemos a esta llamada con el esfuerzo de una formación adecuada y continua para la que el Señor nos da a diario su gracia». En una fiel respuesta a la vocación el salesiano encuentra el camino de su plena realización en Cristo y su itinerario de santificación.

«Jesús llamó personalmente a sus Apóstoles para que estuvieran con Él y para enviarlos a proclamar el Evangelio. Los fue preparando con amor paciente y les dio el Espíritu Santo, a fin de que los guiase hacia la plenitud de la verdad. También a nosotros nos llama a vivir en la Iglesia el proyecto de nuestro Fundador, como apóstoles de los jóvenes».

La experiencia que hicieron los primeros discípulos en el encuentro con Jesús, el camino que recorrieron compartiendo su vida, aceptando su misterio, haciendo propia la causa del Reino y asumiendo el estilo evangélico propuesto por él constituyen también la experiencia y el camino de todo salesiano.

La formación es acoger con alegría el don de la vocación y hacerlo real en cada momento y situación de la existencia. La formación es una gracia del Espíritu, una actitud personal, una pedagogía de vida.
Ratio, 1

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.0